Ofrecer lactancia materna durante los primeros 30 minutos de vida es el comienzo perfecto para la vida del bebé. Lo ideal es que un recién nacido sea alimentado con leche materna exclusiva mínimo durante los primeros 6 meses. ¿Qué significa exclusiva? Que no hay necesidad de ofrecer tés, atoles, agua o ninguna otra bebida y tampoco incluir ningún alimento solido.

Parece difícil creer que la leche materna pueda ofrecer todo lo que un bebé necesita para nutrirse, pero es verdad. Cada vez hay más estudios científicos que comprueban los beneficios de la lactancia en el crecimiento y desarrollo del bebé. Los que sean alimentados con leche del seno materno van a gozar de una optima nutrición y mejora de las defensas, ya que fortalecen su sistema inmunológico. Habrá una reducción de desarrollar obesidad infantil y tendrá protección frente a enfermedades infecciosas y alérgicas, van a disminuir las infecciones del oído, respiratorias, gastrointestinales, urinarias, asma y alergias a proteínas.

La desinformación de las madres como creer tener poca leche o tener una mala técnica de extracción de leche, son razones muy comunes que desmotivan a las madres para ofrecer lactancia materna a su recién nacido, pero es responsabilidad como profesionales de la salud en asesorar y guiar a la madre para que pueda lactar de una forma exitosa y que el bebé no pierda el privilegio de ser alimentado con leche materna.

LNB. Tania Rivera Fibela